En este momento estás viendo El envase ideal para tu tipo de producto

El envase ideal para tu tipo de producto

El envasado perfecto, según el tipo de producto, es una elección que jamás debe ser tomada a la ligera ni dejarse al azar. No importa si se trata de un producto elaborado para un mercado business to consumer (B2C) o si se trata de un producto meramente orientado al mercado corporativo o Business to Business (B2B).

Ahora bien, es importante recalcar que el tipo de producto que será empacado no es el único factor que se debe tomar en cuenta a la hora de elegir el mejor envase. Aquí es donde entra en cuenta la experiencia y el conocimiento de cada departamento de logística y distribución sobre el manejo y uso del producto para poder determinar la mejor opción.

Entre un mismo producto pueden existir una serie de variaciones según su uso final, su cadena productiva, la cantidad de producto a distribuir, el precio de venta al consumidor final, si el producto será destinado a consumo humano o para uso industrial, y un sinfín de cuestiones que deben ser tomadas en cuenta.

Criterios funcionales para envasar todo tipo de producto

Aún así, cuando hablamos de los envases que se ajustan a los diversos tipos de producto, es necesario hablar de los requisitos funcionales que debe satisfacer el envase de un producto, sin importar a qué industria pertenece, el presupuesto destinado al empaque, el lugar del envase en la cadena de producción o los materiales elegidos en su elaboración:

· Protección: Es la principal función de un envase sin importar el tipo de producto que contenga. Se necesita proteger al producto de los agentes externos, tanto como sea posible ya que esto puede comprometer la calidad, el funcionamiento, la pureza e incluso alterar la composición del producto en sí.

· Ergonomía: Este apartado se refiere a la interacción del componente humano con el producto en sí. Cualquier tipo de producto, al ser envasado, debe representar un objeto cómodo de transportar para los humanos. Por ejemplo, si se trata de transportar granos de uso agrícola resultaría innecesario utilizar contenedores metálicos como los que se aplican para el tipo de productos peligrosos, ¿no crees?

· Capaz de consignar información relevante: Independientemente del tipo de producto, el consumidor desea tener toda la información necesaria sobre él, sin necesidad de violar el empaque, por ello se recomienda que el envase sea capaz de consignar toda esta información de manera breve, concisa y precisa.

Tipo de producto

¿Qué debo evaluar para elegir un envase según mi tipo de producto?

Los tres criterios anteriormente mencionados te ayudarán a tomar una decisión sobre el envase que funcione mejor según tu tipo de producto; ahora, conviene entrar en materia y definir cuáles son los criterios prácticos que contribuirán a que tomes una mejor decisión, pensando detenidamente en cada uno de los factores que interfieren.

Costo del envase y del envasado de mi producto

Esta es una decisión que muchas veces ha dividido a las empresas que se dirigen al consumidor final y a las empresas que brindan servicio a otras empresas. Mientras que las primeras parecen esforzarse en darle a todo tipo de productos un envase llamativo, capaz de resaltar en anaquel; las segundas, por otro lado, optan por imágenes mucho más sobrias y serias como si la inversión en un poco de imagen las fuera a orillar a perder clientes.

Pero, pensándolo por el lado práctico, realizar un análisis de costos que contribuyan a sopesar tanto la fabricación, el etiquetado y la distribución de los productos, puede arrojar información importante sobre la decisión que podría tomar una empresa. Después de todo, el empaque interfiere directamente con el costo del producto, tanto en anaquel como para la empresa.

Por ello, los productos son mucho más baratos en los “Clubes de Precios”, pues al llevarte un paquete de veinte kilos, reduces el costo (energía, materia prima, merma, distribución, sellado, impresión) de empaquetar 20 presentaciones individuales de un kilo; aunque esto sólo te conviene si eres un comprador mayorista que revenderá al menudeo.

Seguridad y conservación

Todo tipo de producto necesita que su empaque garantice su conservación y que su calidad no sea comprometida al interactuar, o estar cerca, de otros productos tanto en almacenes, bodegas, cadena de distribución o anaqueles. Uno de los ejemplos más simples para explicar esto es cuando un alimento con pescado se queda dentro del refrigerador durante mucho tiempo y, después de unos días, todo el refrigerador huele a pescado, ¿te gustaría que eso le pasara a tus productos?

No sólo se trata de un tema de mercadotecnia, ventas o presencia en anaquel. No considerar el nivel de seguridad de tus productos puede tener resultados catastróficos para las marcas. Es por ello que la decisión del envase, según el tipo de producto, debe ser tomada pensando en todos los factores que pueden interferir.

En este caso, no hay manera de pecar de laxos, ya que dentro de la cadena de distribución de cada empresa, los colaboradores y gerentes de producción tienen el control total del proceso. Una vez que el producto pasa a manos de otro distribuidor, la empresa ya no tiene injerencia pero la marca puede sufrir las consecuencias.

Un ejemplo catastrófico sería el siguiente: Un producto sale de la fábrica de una marca y este requiere cadena fría, al final del recorrido, llega al distribuidor final, una tienda departamental donde, a continuación, entra en contacto con el cliente, quien recibe un producto en mal estado. 

¿Contra quién se irá el cliente?, ¿acusará a la tienda departamental, a la distribuidora o a la marca que vendió el producto? De ahí la importancia de que, sin importar el tipo de producto, la empresa sea capaz de blindar su cadena productiva de todas las maneras posibles.

Tipo de producto

Materiales empleados y el diseño del envase según el tipo de producto

Los materiales del envase deben proteger a cualquier tipo de producto sí o sí. En este caso, existen ciertas normas de seguridad industrial que se deben cumplir según dictan los expertos en mecánica de fluidos, ingeniería de materiales y procesos productivos. Existen cientos de regulaciones al respecto y experiencias no gratas. Por ejemplo, el uso de pinturas que contenían plomo en el envasado de productos alimenticios.

Sin embargo, la tentación surge cuando un tipo de producto, enfocado al consumidor final, presenta la oportunidad de llamar la atención en anaquel a través del uso de materiales más vistosos, diseños interesantes y funcionales, además de materiales sustentables. Es ahí donde el costo entra en juego, ¿el beneficio es más grande si se implementa este tipo de envase?, ¿la empresa está lista para satisfacer la demanda en caso de éxito?, ¿los materiales son realmente atractivos para el consumidor?

El envase ideal según tipo de producto sí existe. Con la asesoría de expertos se puede implementar tanto en la cadena productiva como en medios externos de envasado, es necesario contemplar las particularidades de cada empresa, pero si es necesario darle realce a los productos o replantear su estrategia siempre podrás acercarte a los expertos en Doping Maq.

Deja una respuesta